Adsense Menu

Ni tan Santo, ni tan Justo



El amor es una situación de perpetuo peligro. Cuando uno ama siempre corre riesgo de que dejen de amarlo. Entonces se vive en un estado de alarma y cuanto más se alarma uno, más enamorado esta.
Pero como nos sucede a todos lo seres humanos, corremos el riesgo de perder ese amor. Ese es el momento, para todos los artistas, en el que canalizamos nuestros sufrimientos a través de alguna obra.
Pero, es ineludible, a pesar de todo siempre quedan fantasmas flotando. A veces sucede que uno sale de un amor grande y entra en uno enorme y después de salir de ese amor enorme no aparece ningún otro.
Eso si, cuando se trata de recuperar lo perdido, la mejor receta es hacer nada. Así nomás; no ir a golpear puertas ni tirar piedras a la ventana a medianoche, ni colgarse del teléfono a la espera de una pequeña señal de vida. Si el lugar que me pusieron es el de muerto, pues debo morirme bien...
Porque de eso estoy más que seguro: cuando el amor se va... ¡No hay nada mas parecido a la muerte!!!

PD.Texto de Alejandro Dolina.

1 comentario

Anónimo dijo...

La muerte sólo puede atormentante si estás enamorado de la vida. ¿Será cuestión de seguir amando la vida pero tenerle cariño a la muerte?
Un grande el negro.

Jerry