Adsense Menu

Las cuatro y diez

Algunas veces escuché que la tristeza de los domingos tenía que ver con lo que no fue. Con la confirmación de que todo lo planeado el viernes nunca pasó. Que ese sabor amargo nos indica que de nuevo no pudimos. Y que el tiempo siguió pasando sin cambiar mucho nuestros días, nuestros caminos, nuestros “quiero pero no puedo, quiero pero no sé”.
Me parece un análisis que ronda casi lo real. Hasta sin dudar demasiado diría que pienso lo mismo. Solo que cambiaría algunas palabras. No diría domingo, diría hoy o mañana o pasado. Y no diría viernes, tranquilamente podría ser un lunes, un martes o un miércoles.
En fin lo cierto el sabor amargo, agrio, de lo que pensábamos y no fue, de lo que queremos y no va a ser nunca es casi habitual en algunos paladares. Al menos en el mío lo es. Al menos en el mío lo siento. Como hoy, como ayer. Espero que quizás no como mañana, aunque lo dudo.
Buen fin de semana largo para todos.

No hay comentarios