Adsense Menu

Mitad de Semana

El almanaque tiene datos inmodificables. Los números, los días, los santos… Y hoy es como esos días de mitad de semana. Se empeña en mantener su destino. En ser un día de miércoles.
Iba en el colectivo, aunque para mi sigue siendo el micro, y sentí algo. No sé que o no quiero saberlo. Quizás fue un perfume o una ropa o un tono de voz. Quizás vi un color de pelo o escuché una charla de historia. Algo. No lo sé.
Lo que sí sé es que con esto no solo me acordé de ella sino que me di cuenta que el día siempre se sale con las suyas. Me grita con todas sus fuerzas que hoy es un día de miércoles. Y lo es.
Hay cosas que no cambian. Esto no cambió. Por suerte ya termina. Faltan horas para otro Jueves.  ¿cobarde?. Será un respiro, una tensa calma, hasta dentro de siete días cuando nuevamente el calendario, o algún perfume, me recuerde que ya es mitad de semana.

Te recuerdo los lunes y los martes y te he de confesar que todavía me llega como el roce de tus dedos tu mirada de aire y de agua fría.
Te recuerdo los miércoles y jueves; esa piel donde todo estaba escrito, los versos de Neruda y los papeles de amor que te dejaba entre los libros.
Te recuerdo los viernes y los sábados, tu pelo con olor a madre selva, tu pecho como un pájaro asustado.
Los domingos me acuesto entre tus manos. Beso despacio el sueño. Callo y bebo, sorbo a trago, mi nombre de tus labios.
(Rodolfo Serrano)

No hay comentarios